Asociación Andaluza-Extremeña de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor

Autor: Dr D Antonio Gutierrez Guillén

Introducción

Analgésicos y Anestésicos

Analgesia Epidural en el Parto

 


Introducción

Una de las experiencias más gratificantes en la vida es el nacimiento de un hijo. Este acontecimiento debe ser lo más confortable y menos traumático posible tanto para la madre como para el bebé, por lo cual el ginecólogo, el anestesiólogo, las matronas y el resto del personal harán todo lo que esté en su mano para lograrlo.

Para cada mujer el trabajo de parto es único e incluso la misma mujer puede vivir de forma diferente varios partos. El grado de dolor va a depender de factores tales como el nivel de tolerancia al mismo, el tamaño y posición del bebé, la fuerza de las contracciones uterinas, experiencias previas de otros partos, etc. Por ello, las decisiones con respecto al control del dolor del trabajo del parto son personalizadas y suelen hacerse específicamente para cada mujer.

Analgésicos y Anestésicos

Analgesia es el alivio total o parcial de la sensación dolorosa. Anestesia implica un concepto más amplio, que incluye el bloqueo de todas las sensaciones, del movimiento de los miembros y, en algunos casos, la pérdida de la conciencia. Para elegir una u otra técnica se considera la preferencia de la parturienta, su estado físico, la progresión del parto y, sobre todo, la seguridad y el bienestar tanto de la madre como del bebé. Hay varias opciones para aliviar el dolor en el parto:

 

  • Analgésicos. Son medicamentos que se inyectan en la vena o en un músculo y que ayudan a disminuir el dolor, aunque no lo eliminen completamente. Generalmente los prescribe el ginecólogo, aunque en ocasiones también lo hace el anestesiólogo. Se suelen administrar en etapas iniciales del parto, cuando es importante que la parturienta reserve energías.
     
  • Anestesia local. Hay anestésicos que el tocólogo puede inyectar en el área vaginal o rectal en el momento del nacimiento. Éstos son anestésicos locales y proporcionan la pérdida de la sensación dolorosa en el área genital al realizar la incisión perineal –episiotomía- o cuando se va a suturar esta incisión. Sin embargo, esta técnica no alivia el dolor de las contracciones.
     
  • Anestesia regional. Se refiere a los bloqueos epidurales y espinales, los cuales son administrados exclusivamente por los anestesiólogos y se aplican en la parte baja de la espalda. Para estos bloqueos se utilizan anestésicos locales y otros medicamentos que reducen o “bloquean” la transmisión del dolor en una parte más amplia del cuerpo. El bloqueo epidural puede utilizarse en el trabajo de parto, parto vaginal o cesárea. El bloqueo espinal se emplea para el parto vaginal o por cesárea, pero raramente se usa durante el trabajo de parto (periodo de dilatación).
 

 

Analgesia Epidural en el Parto

Esta técnica se ha hecho muy popular debido al alivio que proporciona en el trabajo del parto y alumbramiento. El bloqueo epidural disminuye la sensibilidad en las áreas inferiores del cuerpo, manteniendo consciente a la parturienta. El mejor momento para administrarlo varía de una paciente a otra, y el tocólogo y el anestesiólogo evaluarán cada caso teniendo en cuenta el estado de salud de la paciente y sus experiencias anestésicas anteriores, el progreso del parto y el estado del bebé.



- La información presente en la web no remplaza si no complementa la relación médico-paciente y en caso de duda se consulte con su médico de referencia. - 

 

Fecha ultima actualización 8 Sept 2015